jueves, 16 de abril de 2015

[Interior] 72 m² en sutil aguamarina y blanco

En el interior de hoy no podía evitar comenzar por la cocina. Sutil, elegante y con toques en aguamarina y madera, destaca por un estilo natural, cálido y sosegado que engancha a primera vista. Ubicado en Gotemburgo destaca la ambientación y los tonos usados que van desde los disferentes tonos de verde aguamarina, hasta degradaciones en la paleta de los grises. El contraste y complemento perfecto es el uso de mobiliario vintage y escoger cada una de las láminas que decoran las distintas estancias de la vivienda. En la cocina, el protagonista es el espectacular papel de pared a juego con las estanterías abiertas, la mesa y las sillas recuperadas, que crean a su vez una romántica y acogedora atmósfera. Esta vivienda es la prueba palpable de que un estilo nórdico no sólo debe usar el "black & white" en su decoración. Se puede conseguir una estancia maravillosa en estilo vintage nórdico con otras paletas de tonalidades empolvadas y neutras, ganando el naturalidad y personalidad.
 









El solado de madera de toda la vivienda está teñido en blanco pero no resulta nada frío en conjunto. El contraste de los azulejos blancos con el zócalo de madera natural y las estanterías abiertas y el papel es IDEAL!.













Toda la vivienda cuenta con luz natural que con el efecto del blanco de las paredes, multiplica la luminosidad ampliando los espacios más aún, si cabe. Con efecto de nostalgia hacia el pasado desde el presente, la vivienda cuenta con piezas de mobiliario recuperadas en convivencia con elementos actuales y de factura escandinava.












No puedo decidirme por ninguno de los espacios que hoy os muestro porque, aunque no soy muy del estilo nórdico, esta combinación de elementos de antaño con diseño moderno en tonalidades grises y verdes me ha cautivado.


¡Feliz día a todos!
Fotografías [] Weranda


 
VirlovaStyle  


miércoles, 15 de abril de 2015

[Interior] Original apartamento de estilo modernista

Una reforma de un gusto exquisito donde no sólo destaca el interiorismo, sino la estructura que envuelve el edificio de arquitectura modernista. Elementos originales recuperados en todo su esplendor y piezas emblemáticas de diseño contemporáneo que conviven en absoluta armonía y equilibrio dentro de un "palacete" espectacular. Situado en Barcelona, la restructuración del espacio mantiene el aspecto y gusto señorial de antaño donde se cuida hasta el más mínimo detalle. Desde un punto de vista decorativo, podría decirse que es un interior algo clásico, pero se ha actualizado con grandes dosis de color.






 Una miscelánea perfecta de ambientes y piezas en un espacio donde destaca la paleta en crudos y los acentos en color y la impresionante vidriera del salón que preside todo el interior con una vista de los edificios históricos de alrededor. Los magníficos techos de escayola exhiben altorrelieves policromados de lirios, hojas y tallos en preciosas y abigarradas composiciones decorativas. Las puertas son las originales artísticamente labradas, las barandillas están forjadas en hierro y latón dorado, los paramentos en liso se recubren con la técnica del trencadís (mosaico realizado con fragmentos cerámicos) y las moquetas crean el ambiente cálido. Los ornamentados techos modernistas contrastan con la limpieza conceptual del mobiliario.
 




Un precioso apartamento a modo de palacete en el Paseo de Gracia de Barcelona que mezcla estilos y piezas de todos los tiempos en una exquisita reforma en clave modernista.
 
¡Feliz día a todos!

Fotografías [] Nuevo Estilo 

VirlovaStyle