martes, 13 de noviembre de 2012

[Home] Una mansión del XVIII en el corazón de la Provenza

Hoy os acerco una hermosa casa en pleno corazón de la Provenza, en un marco excepcional de viñedos, bosques y olivares, donde María y Felipe junto a sus cinco hijos, reviven una mansión del S.XVIII que ha permanecido dormida durante medio siglo. Una hermosa historia y un emplazamiento de espectacular!.



Una pareja que vivía en la región de París pero soñaba con escapar para llegar a una tierra de sol, donde podrían formar una familia. Buscandp su espacio ideal, visitan el Chateáu Margui: una viña inmensa en barbecho, en cuyo centro se encuentra una espléndida casa de campo rodeada por edificios anexos. En total, cerca de dos mil metros cuadrados de edificios y locales sin explotar y abandonados... NO se lo pensaron mucho y decidieron comprarlo.  
El sitio es enorme y cuenta con mil desventajas y problemas acaecidos por el propio abandono. La mansión no tiene calefacción, el suministro de agua es proporcionada por una fuente que se seca en verano, hay mucho verde por todas partes y los oscuros techos de escayola se están pudriendo. Pero esta pareja consigue reconvertir y dar de nuevo vida a esta magnífica edificación.
La suavidad
y feminidad de la dueña se ​​puede encontrar en todas partes, especialmente en esta sala de estar.



En la rehabiliación se mantiene el alma de la construcción y sus materiales originales, como se muestran en el viejo banco chimenea esculpida en mármol y que muestra sus curvas suaves. El color de las paredes se crea mediante la mezcla de pigmentos naturales de vid negra y tierra con una lechada de cal. En la planta baja, tres de las piezas se combinan en una gran cocina, comedor y sala de estar y dos habitaciones se han unido ahora en una sola grande para la música. Una vez unidas las pequeñas habitaciones contiguas, la planta baja ha visto cómo sus volúmenes se han redistribuido en grandes espacios de vida. Así, en lugar de un antiguo muro de carga se ubica actualmente una magnífica bóveda de piedra toba de una cantera cercana. La isla en la cocina, diseñada por María, se cubre con una encimera de mármol.



 
  La cocina cuenta con esta "estufa" de hierro fundido preciosa que calienta la sala de estar todo el invierno. La campana ha sido realizada con yeso.
Un gran ventanal creado en el hall sirve para iluminar una entrada y una escalera demasiado oscura.
Las baldosas antiguas, la piedra, los marcos son todas del siglo XVIII, como la escalera de piedra tallada en bloques. Se pretende dar a conocer la cuidadosa rehabilitación a través del refinamiento de los materiales, los colores sobrios y los muebles. Arriba se ubican las habitaciones, donde el ambiente es casi monástico: yeso encalado blanco y muebles mínimos que se reducen al máximo.


Unos dormitorios que, como el resto de la casa, están llenos de dulzura, orden y la simplicidad.
Un bello "chateáu" en mitad de los viñedos de Margui que son el marco perfecto para una vida de ensueño, ¿no creéis?

¡Feliz semana para todos! 
 
 Fotos Christophe Rouffio - Art & Décoration



Sígueme / Follow me

Virlova


 

2 comentarios:

  1. wowwwwww doble woooowwww que lindo todo!!! por Dios parece sacado de un cuento de hadas!!!!! bello, sumamente bello!!!
    envidia sana para los que habitan ese mágico lugar!
    besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola guapa! Una mansión de cuento, ¡es preciosa!

    ResponderEliminar

Los comentarios dan vida a los Blogs y nos permiten aprender y animar a los que nos siguen, así que no lo dudes y ¡Deja el tuyo! Gracias

Si quieres contactar conmigo: vlopezv75@yahoo.es