martes, 27 de marzo de 2012

[Interior] Espíritu Industrial en un tipo Loft: So "charme"

En la costa belga, esta villa tradicional  transforma radicalmente su interior para crear una iluminación de ambiente y una decoración de inspiración vintage industrial. Una casa funcional, muy abierta al exterior. Construido en los años treinta, en un popular destino turístico en la costa belga, esta villa es típica de las fiestas de la época. Revestida de ladrillo completamente y coronado por un techo majestuoso se compartimenta en varias piezas, iluminados por pequeñas aberturas. Una transformación radical de su interior que crea un loft contemporáneo de inspiración industrial. Completamente transparente, la planta baja ocupa un gran volúmen bañado por la luz a través de los ventanales de carpintería metálica, creando un efecto de dosel y complementado por pequeñas ventanas de una hoja. 


De la vivienda original se mantuvo únicamente el techo y las paredes exteriores en ese afán de conseguir mucha luz y espacio. Los volúmenes realizados en materias primas como el hormigón, le confiere un aspecto muy industrial. La consola blanca de los años 70 que se utiliza como zona de apoyo y estantería, está muy bien situado bajo los estantes largos (espesor de 5 cm) en chapa de palo de rosa superiores. Se basan en sistemas de fijación metálicos unidos a la pared. Los enchufes y los interruptores se escogieron redondos y en color negro para destacar con elegancia sobre el hormigón de los paramentos.


Siempre en la perspectiva de un entorno industrial, las paredes fueron despojadas de sus capas viejas de pintura antes de lijar la superficie para encontrar la fuente de materia prima, un cemento gris para el acabado irregular que capta la luz de una forma armoniosa. Un medio inteligente y de bajo que rompe la monotonía de grandes áreas de paramentos al descubierto. El borde de los techos pintados en bandas de color blanco y pintura gris crean un juego y una transición.
Abierto a la sala de estar, la cocina está cerrada por una barra de mampostería. La campana de acero inoxidable acentúa el diseño industrial del lugar.
En el centro de la sala una isla central como foco de almacenamiento de tamaño XXL, todo de acero, formando un proceso abierto. Los planes de trabajo son de hormigón cubierto con un mosaico de vidrio.


En una especie de homenaje a la vivienda rural de la región el suelo está cubierto con una capa resistente al agua a base de cemento y cal. A modo de losa, la planta baja  tuvo que ser hecha de nuevo para la instalación de calefacción por suelo radiante. Muebles de época de los años 50 y 60 se hacen eco en este contexto muy particular y despejado. La forma curva de la puerta de entrada es original en palo de rosa, con el cajeado decorado que se ha conservado. El contraste que se puede encontrar en la base de las escaleras con la solidez del hormigón es pura armonía.


En los dormitorios, las paredes de cojinetes fueron sustituidas por vigas horizontales (IPN ). Entonces, para llevar la luz se realizaron grandes aberturas hechas por un artesano local. La finura de los perfiles permite la entrada de máxima luz.
El dormitorio principal se abre a un balcón, instalado contra la pared a dos aguas. Cortinajes sostenidos por cuerdas de barco hechas a partir de tejidos de la India. Desde el balcón de la habitación se tiene la mejor vista del jardín.
Una ducha detrás de las particiones montadas en bloques de yeso a una altura de 2,50 m destaca en el dormitorio secundario. En los vanos, la construcción y las paredes internas de la ducha, un mosaico de colores alegres se encuentra en una paleta de color blanco y gris.


En esta casa junto al mar, sujeta a los cambios climáticos y al sol caprichoso, las ventanas se han implementado en la planta baja y en cada fachada del edificio para que entre un torrente de luz, independientemente de la temporada y el tiempo. Un espacio lleno de encanto, con la fuerza de los materiales en bruto, mucha personalidad y carácter industrial.

Fotografía [] Patrick Smith / Arquitecto de Interior [] Lionel Jadot - Maison & Travaux


jueves, 15 de marzo de 2012

[Meet at...] Quedamos en la Cocina

El quinto mes ya y los 35+1 decobloggers "quedamos" para presentaros el nuevo espacio de encuentro. Nos unimos en este estupendo proyecto ¿Quedamos en...? y hoy os presento una estancia que me inspira sensaciones y recuerdos de infancia, La Cocina.
*Si te has perdido alguna de las "quedadas anteriores" aquí te las dejo (Quedamos en Navidad, Quedamos en el Salón, ¿Quedamos...?)



Mi elección de hoy recoge un estilo decorativo muy concreto: el reciclaje y el uso de materias primas que le confiere un aspecto "brutalista". La combinación armoniosa de la piedra natural, la fuerza del metal y la calidez de la madera hacen de este hogar un rincón perfecto.





La cocina pertenece a una casa de pescador construida a finales del siglo XIX cerca del Loira. La distribución se realiza en torno a una isla, estrella y centro de la cocina, con una base de almacenaje en madera oscura con un sobre-mostrador de zinc de 1 mm de espesor oxidado. Con el tiempo ha ido adquiriendo la pátina natural que asemeja a las barras de los bares. Todo un acierto! El aspecto Industrial no sólo lo dan los materiales sino también las instalaciones. El sistema de ventilación a base de tubos de acero galvanizados vistos, acentúa la tendencia deco-industrial.



En la propia cocina una pared sirve como un recordatorio con panel de madera en acabado de pizarra que crea una zona de office-comedor. Los asientos y respaldos de las sillas metálicas están decoradas con plantilla. Para compensar la diferencia en el nivel del suelo (15 cm), dos mesas de acero con diferentes alturas de pie se han diseñado y colocado yuxtapuestas en el mismo plano.
Toda la vida de la vivienda se organiza alrededor de este gran área de cocina  y comedorm siendo la elección perfecta de espacio y estilo!.


Antes de que os vayáis os quiero invitar a que visitéis los post del resto de los participantes de esta iniciativa, y así descubrir sus propuestas, llenas de inspiración y puntos de vista diferentes. Además, quizá podáis usar alguna idea.

Como en la anterior #quedada, contamos con un blog invitado que se sumará a los 35 bloggers y que en esta ocasión es A desperate lifestyle de la estupenda Rocío Olmo que ha diseñado el logo que nos identifica. ¡Nos os lo perdáis!.

Fotos [] Antonio Duarte / Architecto de Interior Frédéric Tabary (nov 2010)

Y no olvides que el próximo mes "Quedamos en..."

miércoles, 14 de marzo de 2012

[Interior] Deco y toques Vintage en Blanco

Ubicada en un suburbio de Melbourne, esta antigua fábrica de colchones completamente abandonado fué reconvertida en una vivienda con un gran potencial. Un edificio lleno de goteras, un piso de hormigón completamente agrietado y lleno de manchas de aceite, era el reto que se planteaba su dueña. Tras vivir en el edificio de al lado, durante años codició el taller hasta que tuvo la oportunidad de adquirirlo para convertirlo en su nuevo hogar.
Coleccionista de objetos, diseñadora de interiores y amante de las piezas antiguas, ha sabido darle un sabor especial y el carácter de espacio distinto con un punto de rebeldía lleno de energía y luz. Toda la fachada se conservó por la personalidad y para preservar el carácter fabril, aunque se cubrió con un vidrio esmerilado recuperado de una vieja estampa a modo de cerramiento, dando así rienda suelta a su pasión Vintage y permitiendo la entrada de luz natural del exterior.





Imagínaos a esta mujer diminuta ( Lynda, su dueña ) que parece de una revista de glamour de los años cincuenta, con un reto como éste. Y lo supera con creces. No es su primer intento, diez años antes, en el edificio de al lado, ya había renovado una antigua tienda de zapatos, con mobiliario industrial.
Espacios más o menos diáfanos, con el color Blanco presidiendo, que aportan luminosidad, sensación de amplitud y buena predisposición, son las características principales de esta vivienda en muchos aspectos muy femenina, con rincones encantadores.


Con un estilo muy definido, sería algo así como "reciclaje vintage" tanto en decoración como el moda y cualquier cosa que llame su atención. De ahí cada rincón que decora con una sensibilidad especial.La primera etapa de la obra, pero no menos importante, es la de deshacerse de casi todo y empezar sobre nuevas bases. La parte más difícil es llevar luz a este gran almacén: por lo tanto, el centro se deja abierto para crear un patio interior para hacer llegar la luz natural y aire fresco que viene en oleadas del exterior.




Las lámparas de araña son el contraste de la cocina con la sobriedad de los muebles de artesanía reciclados. Toques de carácter industrial en la barra de trabajo, con las cestas de metal pintado de almacenaje. El fondo de ladrillo pintado en blanco, refuerza el carácter fabril de la estancia. En la planta superior se desarrollan el dormitorio y el baño.


 

Se derriban todos los muros y tabiques divisorios que separan tres pequeñas estancias y se quita el techo para revelar las vigas que luego irán pintadas en blanco. Se realizan nuevas carpinterías, decoradas con estructuras recuperadas y que se ajustan a la medida de las aperturas. El conjunto, pintado de blanco de las estancias, le confiere una característica de asepsia, limpieza y mucha amplitud. El dormitorio y el baño son un todo unitario, sin divisiones. Una vieja bañera vintage recuperada aparece en el centro de la estancia a modo de "separador visual".

 
La escena se repite con naturalidad y sencillez en cada rincón, con una gran cantidad de hallazgos, como los viejos libros comprados en los mercados apilados como decoración de pared: Modesto, pero con mucho estilo. Una fotografía impresa en una tira de papel de cuelga al lado de un vestido vintage que remata el carácter romántico del espacio.


En resumen. esta vivienda mantiene fiel el espíritu de época, sin caer en el estilo espartano e industrial desordenado del taller anterior. La vivienda es puro encanto y feminidad. Se dice adiós a los efectos de oxidación y exceso de metales y se colocan adornos florales, cretona, los cojines bordados y lámparas de araña: três chic. ¿os apuntáis al blanco ?

Fotos [] Mikkel / Taverne Agency