viernes, 27 de abril de 2012

[Places] KIKEKELLER, diseño de vanguardia & copas en Triball

Me gusta el mestizaje que cada vez más caracteriza a las sociedades actuales. El eclecticismo, el mix de estilos y las amalgamas genuinas, sientan las bases del diseño hoy en día.  Por eso, y aprovechando que hoy es el "Día del Diseño", quiero acercaros la creatividad y el diseño de vanguardia de KIKEKELLER, un espacio en el que "los objetos cotidianos y el arte se encuentran para proponernos un diálogo diferente".

Un espacio en constante cambio de piezas y distribución.


Quizás por la apertura no sólo de fronteras, sino de mentes y actitudes se fomentan estilos más libres y vanguardistas. Uno de los espacios donde más se aprecio ese gusto por la mezcla es la vivienda. Cada cual imprime su huella en forma de objetos que exhalan gusto personal y la estética del momento, el aire que se respira, el carácter genuino del espacio y el tiempo.
En esa línea y en un paseo de primavera de hace un año por los alrededores del Teatro Lara, me llamó la atención un local con una decoración exquisita. Algo realmente diferente por aquella zona, del ahora conocido en Madrid como barrio TriBall. En el número 17 de la castiza calle Corredera Baja de San Pablo me encontré un showroom de muebles muy especial. La propuesta de los diseñadores  Quique Keller y Celia Montoya  es hacer muebles imposibles, monopatines, bicicletas, radiografías, palés, acero industrial todo sirve de inspiración...
La tienda es un loft de paredes blancas y con aire entre industrial y vintage. Acero y madera se funden en un espacio donde no sólo se vende diseño. Ahora, Kikekeller también es Kikekeller Bar. La galería de muebles y objetos de diseño "retrofuturista", abre su trastienda al público, convirtiéndola en un bar de copas durante el fin de semana. 
El local es una locura, una pared con un jardín vertical brutal, lámparas de hormigón, o fabricadas a base de coladores, sillas de piel y forja, sillones de andamio y alpaca, piezas de tiovivo años cincuenta restauradas por ellos, revisteros con ruedas de monopatín, etc… son algunas de las piezas que podrás encontrar en este genial espacio.


Un espacio sorprendente donde lo romántico se entremezcla con lo decadente y se fusiona con elementos propios del barrio.
De todos los artículos expuestos, destacan los puntos de luz naturales, grandes velas de diseño en todos los colores, formatos y texturas, que se cuelgan o flotan en el agua, otorgando al ambiente un halo exclusivo y mágico repleto de calidez donde "Todo es posible". Elementos decorativos efímeros que dejan su huella en el ambiente y que tras encenderse, comienzan a narrar la crónica de su muerte anunciada…
Destaca también todo el mobiliario de diseño exclusivo. Un conjunto de piezas creadas a través de la inspiración y el ingenio como un espectacular sillón de acero con ruedas recreado a partir de un andamio. Piezas de forja, cerámica, piedra, acero o vidrio en forma de cuadros, espejos, sillones, mesas, mesillas son las que frecuentan este espacio casual al más puro estilo neoyorquino en el que el producto, es el verdadero protagonista.





Sus creadores juegan con conceptos y materiales, descontextualizando objetos y otorgándoles nuevas funcionalidades.
Con la incorporación de la "vasta" barra en la sala del fondo junto a un espectacular Chéster rinconera que amplía su horario de jueves a sábado hasta bien entrada la noche para ofrecer copas y selectos destilados, ¿no os parece un buen plan para este fin de semana y puente en Madrid? 


KIKE KELLER  BAR  
C/Corredera Baja de S. Pablo, 17. Madrid


Sígueme / Follow me


jueves, 26 de abril de 2012

[Reinstatement] Loft: la sérénité de couleur neutre

En mi línea de espacios RECONVERTIDOS, [Reinstatement] hoy os acerco un antiguo almacén de electricidad que se ha rehabilitado en 2003 en vivienda.
Un loft a modo de dúplex que nos ofrece un espacio original, un tanto casual y muy relajante. Un "loft" con un encanto muy vintage-shabby, tranquilo y luminoso, en el que Barbara y Jean-Luc conviven día a día. Se encuentra en un barrio cerca del Bois de Vincennes (París) donde la antigua industria se desarrollaba. Con una orientación y ubicación entorno a un patio, lejos del bullicio de la calle, el lugar se adapta perfectamente a las necesidades de sus dueños que buscan en todo momento la tranquilidad.
Manteniendo el estilo del lugar y los materiales en tonos crudos. Con la presencia de pared de piedra vista, el color blanco se ha convertido, con toda naturalidad, en el predominante del espacio y que contrasta con toques negros puntuales que refuerzan y crean volúmen. También se ha realizado la adaptación del espacio a su estilo de vida, eliminando particiones, reformando el baño y cambiando los solados. En la sala principal, un techo alto, bañado por la luz a través del cristal y una fachada de ventanales en cerrajería negra que dan al patio.


Una gran sala llena de luz con una pequeña escalera que conduce a una estancia en la planta baja, privada e íntima. En el salón comedor, varias zonas se destacan. Piezas de mercado de pulgas como la butaca en tela de lino vintage, la lámpara de pie industrial con elevación en tijera, mesas de centro metálicas, piezas de los Eames, Jacobsen y Hansen, rematan un estilo en un corte vintage perfecto
En el comedor las ventanas permiten disfrutar de la entrada de luz y de las plantas verdes. Una biblioteca, hecha de "atado" con tensores y piezas cúbicas, sirve como la barandilla de la escalera.


En la cocina una encimera de acero antihuellas en contraste con los muebles en pintura de pizarra en color negro mate. El tabique separador del salón con la cocina es de carpintería vista sin pintar que mantiene las manchas de óxido para dar una mayor autenticidad
Una pequeña escalera conduce a la habitación. Para aislarla sin perder altura de techo, la solución fue usar un nuevo material aislante muy delgado, que se aplica por dentro. El dormitorio, a pesar de no estar cerrado por puertas, conserva toda su intimidad. El apartamento no ha conservado casi ninguna puerta tradicional. La que nos conduce al baño es deslizante o corredera y se oculta en la pared. El blanco se mezcla a menudo con gris y negro creando un efecto bicolor predominante B&W. 

El estilo elegante de la decoración de este espacio ampliado en combinación perfecta con el mobiliario antiguo, desarrolla una vivienda nada ostentosa o formal.
Efecto vintage sobre base de edificación industrial... mix de estilos en una serenidad neutra. 
Fotos [] Alexandre Réty - Art & Décoration 


Sígueme / Follow me


miércoles, 25 de abril de 2012

[Interior] "Pisito" de soltero en Tribeca

Hace algunas decadas Tribeca era el distrito industrial por excelencia en el sur de Manhattan ( NY ), pero poco a poco ha ido siendo descubierto por gente famosa y se se ha posicionando económicamente como uno de los lugares más IN de la ciudad. Así poco a poco las fábricas fueron convirtiendose en apartamentos, lofts, oficinas y restaurantes y hoy en día es uno de las zonas más exclusivas y uno de los lugares más de moda para vivir. Por eso es que la mayoría de los apartamentos se prestan para remodelarse y covertirse enLofts, como éste precioso "espacio de soltero" de 400 m² aproximadamente... IMPRESIONANTE.
Un post diferente, en un estilo más moderno pero en la línea industrial y donde las imágenes hablan por sí mismas.  
En el gran salón, un sofá tapizado en cuero negro, una consola de acero y una silla "Ball Chair" tapizada con pelo de cabra. La alfombra es una manta de cuero. Me encanta como se tapiza la silla "Egg Chair" de Jacobsen con cuero de vaca. La puerta cortafuegos blindada y su sistema de polea de contrapeso reflejan el pasado industrial del edificio y le aportan carácter y peso al espacio de altos techos.


En el área de Cocina-office se dispone del comedor en abierto, sin tabiquería, con un juego de sillas "Tulip " y una araña de luces que contrastan de forma armónica con una cocina en metal con las instalaciones vistas. Mucha luz y a amplitud con la madera como aporte de calidez.

  
En la oficina, el escritorio de madera y sillas de cuero, un toque muy retro-vintage de este espacio de trabajo, y en las paredes fotos en blanco y negro y la del avión de Jeffrey Milstein.  En el pasillo, estanterías de acero inoxidable, con la silla giratoria Eames de Herman Miller. Espacios de mucho movimiento, con cierto aire minimalista, con gran altura de techos y materiales puros. El dormitorio es visualmente transparente, con una cama flotante sujeta por tensores.




La bañera, con puertas de cristal en el dormitorio principal y la escalera colgante que lleva a una terraza en la azotea, completan un ENORME espacio, lleno de mil toques de carácter industrial, pero con un estilo decorativo sereno y elegante. Un auténtico "pisito" de soltero, donde predominan las líneas sencillas, los colores en neutro y los detalles decorativos. Materiales puros como el acero inoxidable, solados de loseta cerámica, madera... Un perfecto ejemplo de un loft industrial-chic!!

Fotos [] vía ArchitecturalDigest



Sígueme / Follow me

jueves, 19 de abril de 2012

[Reinstatement] Industrial Loft in Paris, so charme!

Los anticuarios Michel Peraches y Eric Miele han hecho de su espacio vital un verdadero paisaje de estilo industrial a elección. Hoy vamos a hacer un recorrido por su loft, tan brillante decorativamente hablando como en espacio! A principios de siglo, muchos edificios industriales se quedan vacíos y sin negocio en París. La historia de este loft es como la de tantos otros que nacen de la idea estupenda de "transformar" estos emplazamientos en auténticas viviendas. En este caso, las vistas a la ciudad y situado en un "callejón" verde, son las características principales de la elección. El principio básico de esta reconversión es la de promover el espíritu original industrial, que es el que caracteriza a la edificación y le da la personalidad.
La vivienda se desarrolla es un espacio abierto, donde destaca la altura reforzada por las cerchas metálicas de hierro y que enmarcan un tejado a dos aguas.
Basándose en su sólida construcción y sus ventanas de metal originales hechas a medida, Michel y Eric han preservado la intención del lugar que es parte de un gran volúmen diseñado en U entorno a un patio interior.


Se crea un salón muy grande, que conecta a modo de distribuidor, con los distintos espacios. Es importante recuperar el volúmen en su conjunto para llegar a la sala principal con todo su poder mediante la creación de ventanas muy altas de cerrajería. Alrededor de la sala de estar se articula la cocina, la "oficina", el baño y el dormitorio principal. Una terraza con planchas de metal en bruto y vistas al patio interior del edificio aglomera todos los ambientes del loft. Como base de todo el color gris plomo.
El comedor se distribuye entorno a un patio interior, que combina una sencilla mesa de madera con sillas "Hammer" originales de Jacobsen. En la cocina, de estilo tradicional, se distribuyen dos sillas rojas de Verner Panton y suspensiones de cristal de corte industrial a modo de lámparas de office. Un contraste lleno de armonía y sabor.



En estos volúmenes equilibrados nos despalzamos libremente por épocas y estilos a través de su mobiliario: gran mezcla de mesas y sillas de metal como un campamento militar, las brillantes de color rojo Panton, un banco de carpintero, una cama extra-large, un candelabro con colgantes del siglo XVIII, taburetes tallados en madera en bruto, estanterías industriales y cortinas hechas de sábanas viejas... Las proporciones, la elección de los muebles, el material o el color muestran una buena intuición y pasión por las antigüedades


En el cuarto de baño, un lavabo de la década de 1960, espejo veneciano del siglo XVIII y apliques de Serge Mouille. El solado es de hormigón pulido y la bañera de hierro fundido. Un espacio que al completo te sumerge en otro tiempo...

La estantería de la zona de salón, hecha con vigas, refuerza el espíritu de loft industrial.
Sin traicionar el sello de "edificio de polígono industrial", su decoración basada en tiendas de antigüedades y mercados de pulgas han logrado reinventar el espacio, oculto tras una fachada de zinc en el gris de París.


Fotografía [] Nicolas Matheus para Côté Maison



Sígueme / Follow me

miércoles, 18 de abril de 2012

[Reinstatement] Espíritu del reciclaje: una casa de época

Una casa de época del año 1900 en la que se asentaba una ferretería es el punto de partida para una pareja que decide hacer de esta edificación, su vivienda. Con un claro derroche de color y luz, la nave de principios del siglo XX es puro espíritu "recúp" (reciclaje) siituado en el centro histórico de Vannes. Un jardín oculto de la visión de los viandantes, una vivienda espaciosa, con personalidad y una buena iluminación, son las características principales de esta antigua ferretería. 
La luz de la vivienda se refueza por un gran lucernario en la sala de estarun suelo transparente, y las aberturas de grandes "pasos" a un jardín trasero a modo de bonita casa de campo.
La terraza, como una extensión de la casa, lejos de las murallas de la ciudad, el ruido ... y la brisa del mar, ocupa la paleta de colores de los salones interiores: una  fachada de madera en color antracita, ventanas rematadas por una gran viga de metal negro, un rojo profundo de jardín, y un viejo barco de color azul desteñido, varados allí como un tesoro del mar.

Orientada hacia el sur fachada es rica en las aberturas
El comedor se sitúa junto a la entrada. Está iluminado por una claraboya, rodeado por un enmarcado en gris. Mesa de café negra con reloj de mesa, una silla de cabecera en metal y cuero, alfombras, lámparas y sillas blancas, espejo y chimenea, componen un conjunto mezcla de estilos muy Vintage.

 

La casa se encuentra en tres niveles y completamente de espaldas a la calle. La planta baja tiene una circulación muy particular en su conexión entre el vestíbulo y el comedor. El techo de esta gran sala es claro con un toque de colores alrededor en detalles decorativos y mobiliario. Explosiones de color rojo se descubren a través de la casa mientras las ráfagas de color turquesa hacen su efecto en el salón o el comedor.



La escalera combina una pizarra de escuela (hecha de media), pequeños relojes y un escritorio de la escuela. En el fondo, el espejo y un moteado siluetas de la década de 1940.

El objetivo de revivir el espíritu de la casa, resaltando los rasgos originales y dando prioridad a las los materiales de reciclaje se puede reconocer en cada rincón de esta vivienda. La pared de apoyo en el comedor, se deja expuesto. Antiguos tablones de madera como revestimiento en las paredes de la cocina y el pasillo, persianas viejas en colores, marcos de ventanas y muebles rehabilitados con pátina ... Son muchos los elementos, hábilmente puestos en escena, que hoy en día proporcionan a la casa el carácter y autenticidad necesarios. el muro de contención de piedra se ha conservado, dando alma a la habitación donde la familia come, con cierto aire vintage-industrial.


Las comidas se toman en el comedor pero una pequeña mesa moteada se añadió en la cocina para el desayuno de dos personas. Mueble recuperado de mercería en estilo "chiné" hace las veces de isla central.
Arriba, las habitaciones están personalizadas con colores armoniosos. En equilibrio, un mobiliario sencillo, blanco, natural que juega con la oposición a la riqueza de los detalles y complementos decorativos. Siempre buscando elementos especiales y que se puedan reciclar, descubre y recupera una verdadera silla Tolix vintage, un maniquí, muebles de cartero metálicosbellas ediciones de los mejores diseñadores belgas, como si de un mercado de pulgas se tratara.


El baño es estrecho y se prefiere el uso de los colores claros y dos espejos que multiplican la luminosidad de la habitación, así como la sensación visual de anchura. En definitiva, una vivienda con una fuerte y elegante personalidad, donde las piezas y su mezcla crean el mix armonioso perfecto para un ambiente de época, basado en el reciclaje de materiales y piezas de diseño. ¿te gusta?

Fotos []  Olivier Hallot. (Mayo 2011)

Sígueme / Follow me


lunes, 16 de abril de 2012

[Reinstatement] Viejo taller transformado en un loft creativo

Un mundo creativo que se desarrolla en 350 m² de vivienda, lleno de mobiliario cálido y original, antigüedades de todo el mundo y mucha sensibilidad vintage.
Un "desván" lleno de pequeños rincones donde sus dueños se enamoraron del lugar y, sobre todo de las posibilidades de diseño que ofrecía el espacio. Isabelle Puech y Jamín Benoit han improvisado como diseñadores de interiores inventando una imagen única de su espacio vital y sus propias creaciones. El grupo espacial era, a la vez, el lugar de residencia y un estudio. Así que distribuyeron las habitaciones alrededor de un patio central donde crecen los helechos, una palmera datilera y un níspero.
En la decoración, el lema de la pareja es "no ajustarse a un estilo es la mejor manera de tener un buen diseño". Por lo tanto, los estilos de época, elementos de reciclaje industrial y diseño se unen para dar al espacio un aire atractivo, donde queremos "rebuscar" para descubrir los detalles más pequeños. Pocos muebles y la mayoría desenterrados en las tiendas de antigüedades y bazares locales de todo el mundo.

Lineal, el corredor que da al patio es muy luminoso gracias a sus ventanales y a la "vida"de diseño que nos muestra. A la derecha, un gran ventanal , como un pórtico , se abre directamente a un patio, paraíso verde ... Al frente, dos sillones grandes y 40 hechas de paja trenzada, forrada. En el medio una escultura que representa un busto de yeso blanco de un hombre .
Una biblioteca original, diseñada in situ de principio a fin es divertida, fascinante y funcional. Si bien es alta, este espacio ha sido construido en dos niveles. Para acceder a ella con facilidad, una escalera de caracol de Napoleón III que se encuentra en el centro de la estancia. En un estilo más bien poco convencional la gran lámpara de araña hecha con bolas de té muy original, a modo de sistema solar.  De manera más general , toda la estancia, en su mayoría gris y fuerte, nos invita a un mundo industrial y mecánico típico del mundo de los talleres industriales.

Se construye así un espacio pequeño pero muy profesional, a caballo entre la oficina y la familia creando un "atelier"que es parte visible y reveladora de la mentalidad de Isabelle y Benoit. Los muros y paramentos son un revoltijo gigante que alberga diversos documentos: fotos, listas, imágenes pequeñas, cintas y otras fantasías de la vida diaria y profesional de sus dueños. 

Un verdadero museo de historia natural. Frente a la biblioteca, un almacén de escenas dignas de un museo de historia natural : " animales reliquias " como el esqueleto de flamenco : impresionante.


Un comedor amplio y luminoso casi como una terraza. Abierto a otras habitaciones de la casa, está en frente de la entrada a la cocina. La parte superior derecha de la pared está cubierta con ladrillos rojos y una escala de bomberos del siglo XIX: un aire muy urbano e industrial. Efecto realzado por la claraboya del techo que baña de luz todo el comedor. Con ese espíritu de fábrica de estilo industrial, se siente el alma de la casa y no es difícil imaginar a la familia que vive allí todos los días.
Una cocina bajo el signo de "reciclaje " donde los muebles  se recuperaron de diversos lugares. Unas piezas vienen de una escuela , y otras de un barco... Esto es lo que da a esta habitación un encanto muy especial donde la decoración es auténtica.


Un cuarto de baño con aire señorial que resulta un mix de elementos de creación propia y artículos de segunda mano. Esta estancia destaca por su estilo, más refinado ... A destarcar su solado hidraúlico recuperado con las paredes blancas.
Estilo vintage e industrial se entremezclan creando un particular y curioso espacio, casi onírico.

Fotos vía [] Marie Claire Maison.com


Sígueme / Follow me