jueves, 10 de enero de 2013

[Interior] Masía reconvertida con esencia rural

Hoy quiero mostraros una vivienda de estilo "cozy" con aires de campiña. Esta preciosa casa rústica forma parte de una casa señorial del siglo XIV, situada en el interior del casco histórico del pueblo de Madremanya, en Girona. Sus
propietarios decidieron reformarla por completo y crear un encantador alojamiento rural de vacaciones: Els Angels.

Para preservar la esencia rural, la rehabilitación conserva las paredes de piedra originales del interior y de la fachada exterior. Las zonas y paredes que se demolen sirven para ampliar los espacios como el comedor y la zona de estar, que ganan en luminosidad y tamaño. Las vigas del techo se han restaurado y mantenidas vistas para crear ambientes acogedores. Destaca la sencillez de los muebles rústicos y la fusión de la tapicería de tonos claros y tostados con las baldosas del suelo, las paredes y las vigas. Todo esto compone un sereno y evocador escenario en armonía con su entorno.
 
 
 

Para disfrutar más del paisaje y sentir la presencia de las montañas próximas de Les Gavarres, los propietarios sitúan el pasillo en el segundo piso de la casa que conduce a una terraza con magníficas vistas de las mismas: algo totalmente espectacular. Hay un desván abandonado situado en la planta superior al que se accede a través de una trampilla y una escalera. Este nuevo entorno es sin duda muy especial ya que parece, con las paredes de piedra y el techo de madera y vigas, un acogedor refugio de montaña para el invierno. Mil detalles completan su decoración: baúles antiguos, stools, puf tuneado, lámpara articulada Jieldé!

 
 
 

Las vigas y el solado de barro aportan autenticidad al salón, fiel al estilo rústico.
Un gran arco permite que a este espacio de cocina-comedor, antes oscuro, llegue la increíble luz natural del salón. Con sus proporciones, además, indica que el comedor tiene la misma importancia que la zona de estar y también contribuye a crear sensación de más amplitud.

 
 
 
 

Una casa totalmente independiente en el jardín que se distribuye en planta baja con jardín privado, salón y cocina al mismo nivel con vistas al campo; una habitación doble o triple con su baño. Y en la planta superior, con una habitación de matrimonio tipo suite con terraza. Tiene capacidad para 4 personas y una superficie de 100 m2.  
 
 

Un rincón muy especial para perderse un fin de semana, ¿no crees?¡Feliz día! 
Fotografías[] Can Bassa y Mi casa


Sígueme / Follow me

Virlova

2 comentarios:

  1. Un rincón genial para perderse unos días, se ve tan acogedor y relajante, ya podían estar los detalles así de cuidados en todos los hoteles.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Increiblemente linda!! que genial trabajo de restauración y ambientación!

    ResponderEliminar

Los comentarios dan vida a los Blogs y nos permiten aprender y animar a los que nos siguen, así que no lo dudes y ¡Deja el tuyo! Gracias

Si quieres contactar conmigo: vlopezv75@yahoo.es